¡Hola a todos!

Viendo la gran cantidad de nieve ha caído durante las últimas semanas, habría sido una pena no intentar disfrutarla e incluso ir a esquiar. Así que pensando y pensando en la posibilidad de esquiar en Chipre, algo impensable hace unos meses, le propuse la idea a mi amiga Ilenia. Ella, que no tenía idea de esquiar me dijo rápidamente sí!!!! ¡¡¡¡vamos a esquiar!!!! Así que empezamos a movernos para encontrar a alguien con coche y dispuesto a conducir y esquiar con nosotros. En menos de un día, problema resuelto. Ilenia, tan inquieta como activa encontró un chico con coche…pero sin cadenas. Y ese chico resultó ser mi buen amigo Marc. Todo parecía ir bien menos por las cadenas.

La semana anterior, subimos a la montaña Yarimar, Ezequiel, Elli, Savvia y yo, pero el camino era tan malo que no pudimos llegar a la cima debido a la nieve y el hielo. Con este panorama, era casi imposible ir con el coche de Marc. Por casualidad, un amigo al que le dije mi intención de ir a esquiar me agregó en un grupo en Facebook sobre una escpada para esquiar. Problema solucionado. El sábado 14, nos reuimos alrededor de diecisiete personas para ir hacia Troodos. Una vez allí alquilamos el equipo de esquí y directos a las pistas. Todo el día subiendo y bajando por las pistas, con un tiempo muy agradable y mejor compañía. Hacia las 16:00 volvimos a Nicosia.

La semana siguiente pasó como de costumbre, a excepción del viernes, que la pasé con mi amigo Nikos. Comimos juntos y compartimos un muy buen día, como siempre. Por la noche, miembros de YEU nos invitaron a todos voluntarios a una cena en una taberna tradicional chipriota. Comimos “mezes” (plato chipriota), bailamos la música tradicional y también algunos platos fueron rotos en el piso, siguiendo la costumbre. Experiencia única y gran tiempo compartido con familia YEU.

El sábado, otra vez, fui a la montaña, a Troodos (no hay otra). Esta vez fue una excursión organizada por Gosia, de Caritas, para llevar en bus a todas las personas relacionadas con la organización. Esta vez me lo tomé más relajado y principalmente me uní al grupo para echar una mano para que pudieran disfrutar de la experiencia con la nieve el resto.

A lo largo de la semana pasada, estuve trabajando entre casa y la oficina , ya que Cáritas ha mantenido cerrada la oficina después de Navidad por diferentes motivos. Algunas de las cosas que he estado haciendo hasta ahora han sido planear los próximos eventos y talleres que llevaremos a cabo los próximos meses. Además, el jueves pasado mis alumnos hicieron su primer examen conmigo y según lo que he visto, no han sido tan desastre como esperaba (es broma jeje). En el ámbito personal, el miércoles fue cumpleaños de Ezequiel y muy amablemente me invitó junto con algunos otros amigos a la cena. Fue una noche de alegría que compartimos con muy buena comida y mejor compañía.

Y para terminar la semana, el viernes salí con Chrysi y Pavlos. El sábado, Yarimar, Ezequiel y yo fuimos a visitar la ciudad antigua de Salamina, perteneciente al período griego y romano, y por la noche otro cumpleaños en casa de mi loco amigo Salah.

El domingo mis colegas Gioia y Benjamin organizaron un viaje a tres pueblos, Kato Dyrs, Lefkara y Tochni, con el tema “Apasionados fotógrafos”. Alrededor de 80 participantes se unieron al evento. Todo el domingo caminando por los pueblos y tomando fotos muy bonitas. Al final del día, todos felices y con una buena sensación sobre la excursión de haberla disfrutado.

¡Nos vemos en las próximas semanas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *